El Apologista (en espa√Īol)

El Apologista (en espa√Īol)

Por Terrell Clemmons

Jorge Gil: El apologista de la siguiente generación para el mundo

Jorge Gil naci√≥ en 1982 de una madre soltera en Costa Rica. Cuando ten√≠a un a√Īo, ella lo dej√≥ al cuidado de sus abuelos y se mud√≥ a los Estados Unidos, donde muri√≥ diez a√Īos despu√©s. Tras su muerte, con un abuelo que estaba fuera la mayor parte del tiempo, una abuela que mostraba su amor d√°ndole todo lo que quer√≠a, y la adolescencia acerc√°ndose, el joven Jorge comenz√≥ a explorar. Sin una figura paterna y sin l√≠mites, pronto descubri√≥ que le gustaba el licor y la marihuana, y ambos se convirtieron en pasatiempos habituales. Como en gran parte de Am√©rica Latina, la cultura que le rodeaba era nominalmente cat√≥lica, y pod√≠a festejar f√°cilmente toda la noche e ir a misa al d√≠a siguiente, sin reparos. Nunca dud√≥ de la existencia de Dios. Simplemente nunca se preocup√≥ por √©l.

El Apologista (versi√≥n en Espa√Īol)

Aun as√≠, era un estudiante inteligente. Se gradu√≥ de la escuela secundaria a los diecis√©is a√Īos, y a los dieciocho ya hab√≠a completado tres semestres de universidad. Sin embargo, con la ampliaci√≥n de la libertad hab√≠a llegado la expansi√≥n de la parranda. Cuando las t√≠as que pagaban la cuenta de su educaci√≥n vieron que desperdiciaba la oportunidad, cortaron los fondos. En ese momento, su t√≠a Shirley lo invit√≥ a Estados Unidos, donde ella viv√≠a, y donde podr√≠a trabajar y ganar sus propios fondos para terminar la escuela. Lleg√≥ a Carolina del Norte dos semanas despu√©s de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Pero un cambio de escenario no hace un cambio de estilo de vida. Un ingreso estable propio simplemente lo liber√≥ para hacer lo que quisiera, y la vida se asent√≥ en un ciclo constante de trabajo duro seguido por una fiesta dura. ¬ŅQui√©n necesitaba la escuela?

Teniendo una inclinaci√≥n musical y tecnol√≥gica, tambi√©n construy√≥ un estudio de grabaci√≥n en su apartamento. Esto atrajo a los amigos, incluyendo mujeres, y en poco tiempo, se hab√≠a enganchado a una en particular. Ninguno de ellos ten√≠a un plan o ambici√≥n para la vida, y se dejaron llevar por la negligencia y la imprudencia antes y despu√©s de que los ni√Īos entraran en escena. La hija de Jorge, Leda, naci√≥ en 2007, seguida de su hijo Aiden en 2008. Con ambos, Jorge y su madre, atrapados en la codependencia, la t√≠a Shirley se hizo cargo de la situaci√≥n de todos.

Detenido

En el 2012, los varios a√Īos de vida irresponsable alcanzaron a Jorge. Empez√≥ con una parada de tr√°fico rutinaria mientras conduc√≠a a casa desde la casa de un amigo. Aunque hab√≠a bebido un poco, su prueba de alcoholemia se registr√≥ bajo el l√≠mite legal, as√≠ que ese no fue un problema. Pero su licencia de conducir estaba vencida. As√≠ que fue llevado a la comisar√≠a de polic√≠a, donde, por alguna misteriosa desgracia, una segunda prueba de alcoholemia mostr√≥ una concentraci√≥n de alcohol en sangre de 0,1% por encima del l√≠mite. Jorge fue detenido durante la noche en la c√°rcel del condado de Sampson, y ahora ten√≠a un cargo por conducir bajo los efectos del alcohol.

A la ma√Īana siguiente, se despert√≥ con un oficial de migraci√≥n esper√°ndolo. La raz√≥n por la que su licencia de conducir hab√≠a expirado era que hab√≠a dejado que su permiso de inmigraci√≥n caducara, y ahora estaba siendo puesto en espera de inmigraci√≥n. Conducir con una licencia vencida era una ofensa menor, y el cargo por conducir bajo los efectos del alcohol se encontraba en un terreno inestable. Pero esta situaci√≥n de la inmigraci√≥n era un asunto m√°s complicado. En consejo con sus abogados, Jorge decidi√≥ que se declarar√≠a inocente del cargo de conducir bajo la influencia del alcohol y permanecer en la c√°rcel del condado mientras preparaban su caso de inmigraci√≥n.

Arresto: Parte 1

“¬ŅTienes algo para leer?” le pregunt√≥ a su compa√Īero de litera mexicano el primer d√≠a en la c√°rcel. Su compa√Īero de litera ten√≠a dos libros, un cl√°sico colombiano llamado Cien a√Īos de soledad y una Biblia. Jorge no ten√≠a inter√©s en leer la Biblia, pero despu√©s de terminar la novela en dos d√≠as, la Biblia era el √ļnico libro que hab√≠a, y los d√≠as de prisi√≥n eran largos. Ley√≥ los Evangelios.

Para su sorpresa, se encontr√≥ intrigado. Como si fuera una respuesta a una oraci√≥n naciente, la semana siguiente, un hombre de color llamado Cortez fue transferido a su c√°psula. (Una c√°psula es una gran celda comunal.) Cortez ten√≠a lo que se llama “s√≠ndrome del predicador de la c√°rcel”, que significa que entraba y sal√≠a de la c√°rcel y mientras estaba en la c√°rcel predicaba el evangelio y ense√Īaba estudios b√≠blicos. Jorge lo asimil√≥ todo, y cuando otro predicador lo visit√≥ dos semanas despu√©s y present√≥ el evangelio con todo su fuego de predicador de campo, Jorge entreg√≥ su vida a Jes√ļs en el acto. En ese momento, todos los impulsos y deseos de su antigua vida-un paquete o dos de cigarrillos al d√≠a, bebidas todas las noches, y marihuana aqu√≠ y all√°- la dej√≥ para nunca volver.

Cortez se puso a trabajar discipul√°ndolo de inmediato. Le dijo a Jorge que dejara de usar blasfemias, tanto en espa√Īol como en ingl√©s. Jorge lo hizo, y los dos estudiaron la Biblia juntos todos los d√≠as hasta que Cortez fue transferido unas semanas despu√©s. Con Cortez fuera, Jorge se encarg√≥ de convertirse en el nuevo predicador loco. Aun siendo nuevo en la Biblia, usaba todo lo que encontraba. Le pidi√≥ a la t√≠a Shirley que le consiguiera algunos recursos, y aunque no sab√≠a bien qu√© pedir, pronto tuvo una Biblia de estudio, algunos devocionales de Our Daily Bread, algunas revistas de InTouch, y una pila de comentarios, lo cual devor√≥ y difundi√≥ lo mejor que pudo como si no hubiera un ma√Īana. Se puso en contacto con algunos de la comunidad y pidi√≥ que se donaran Biblias, y pronto cada nuevo recluso recibi√≥ de √©l una buena bienvenida y su propia Biblia. Los reclusos empezaron a llamarlo predicador y a acudir a √©l para pedirle consejo, y entre la providencia de Dios y la llama que impulsaba su coraz√≥n regenerado, Jorge creci√≥ en el papel de predicador-maestro con pasi√≥n.

Arresto: Parte II

Seis meses después de que Jorge entrara en la cárcel del condado de Sampson, fue transferido a un centro de detención federal de migración en Georgia. El cargo por conducir bajo la influencia del alcohol había sido desestimado, y para cuando salió, además de convertirse en predicador, se había hecho amigo de todos los guardias, sirvió como su traductor de cabecera, leyó unos sesenta libros y acumuló una pila de blocs amarillos llenos de notas, ideas y bosquejos de sermones.

Aunque se hab√≠a puesto a s√≠ mismo en la “escuela de predicadores”, como le llama ahora, las instalaciones de migraci√≥n presentaban todo un nuevo conjunto de desaf√≠os. No se trataba de personas que estuvieran en prisi√≥n por delitos per se, sino que como √©l estaban siendo detenidos y procesados para su deportaci√≥n o su reincorporaci√≥n como residentes. En Carolina del Norte, la mayor√≠a de los reclusos ven√≠an de alg√ļn tipo de fondo cristianizado y ten√≠an un contexto razonable para relacionarse con el evangelio. Aqu√≠, se encontr√≥ con el Budismo, el Islam, el Rasta, el Hinduismo, el Bah√°’√≠, y otros sistemas de creencias del mundo. Empez√≥ a predicar o hablar como lo hab√≠a hecho antes, y los hombres lo desafiaban con preguntas que nunca hab√≠a encontrado: “¬ŅC√≥mo puedes decir que Jes√ļs es el √ļnico camino?” y “¬ŅNo se ha corrompido la Biblia?” y similares. ¬ŅC√≥mo iba a responder a esto?

Oró, y su respuesta llegó en forma de una radio AM-FM que le dio un mexicano que estaba siendo deportado. Sosteniendo la antena hasta la ventana, Jorge encontró un profesor de radio que lo dejó sin aliento. El hombre tenía un acento gracioso, y Jorge pensó que era una especie de judío mesiánico porque su nombre era Ravi, que asumió que era una mala pronunciación de rabino. Jorge se sentó junto a esa ventana todos los días, escribió todo lo que este hombre decía y le pidió a la tía Shirley que le enviara todos los libros que pudiera encontrar relacionados con Ravi Zacharias.

Los libros y cuadernos siguieron acumul√°ndose hasta noviembre, cuando Jorge recibi√≥ un indulto completo y fue liberado. Regres√≥ a casa con 110 libras menos, nueve meses sin drogas, insaciablemente sediento de conocimiento de este Jes√ļs que amaba, y con un coraz√≥n dispuesto a compartirlo con el mundo. Comenz√≥ a buscar programas de discipulado en l√≠nea tan pronto como pudo poner sus manos en un tel√©fono inteligente.

El Director

La vida desde ese a√Īo crucial ha dado muchos giros y vueltas. Su empleador le hab√≠a mantenido su trabajo y fue bienvenido de nuevo con entusiasmo, pero su relaci√≥n con la madre de sus hijos se deterior√≥ r√°pidamente. No s√≥lo no hab√≠a cambiado, sino que no estaba feliz con estos cambios en √©l. Se fue unos meses despu√©s en una violenta furia, para no volver nunca m√°s.

Su t√≠a Shirley, que hab√≠a sido como una madre para √©l todos estos a√Īos, muri√≥ en 2014 en un horrible tiroteo de asesinato-suicidio, y despu√©s de eso, descubri√≥ de una nueva manera la riqueza del cuerpo de Cristo, cuando su peque√Īa iglesia rural intervino para ayudarlo con sus hijos. Fue a todas las conferencias de apolog√©tica que pudo encontrar a distancia de manejo, y busc√≥ mentores que le ayudaran a crecer como un apologista y hombre de Dios. Conoci√≥ a Frank Turek de Cross-Examined y en 2015 fue contratado como director de medios sociales de Cross-Examined. Tambi√©n conoci√≥ a Angelia (“Lia”) en 2015, y en 2017 se convirti√≥ en su esposa y acept√≥ el manto de madre de sus hijos.

Hoy en d√≠a, se desempe√Īa como Director Ejecutivo de Cross-Examined. Supervisa todos los proyectos, incluida la traducci√≥n y publicaci√≥n de recursos de apolog√©tica en los idiomas del mundo, incluidos el chino y el ruso. Supervisa las operaciones de Cross-Examined en los medios de comunicaci√≥n sociales y, como el millenial tecno-mago que es, los mantiene siempre a la vanguardia de las tecnolog√≠as, con el fin de llegar a las generaciones m√°s j√≥venes en sus propios t√©rminos y terrenos.

Habla y dirige seminarios en el extranjero sobre una amplia gama de temas-postmodernismo, matrimonio entre personas del mismo sexo, el problema del mal- contextualizando el contenido en la medida de lo posible para las audiencias locales, y crea y alberga comunidades en línea, con el objetivo de hacer avanzar el evangelio y ofrecer una sólida apologética al mundo.

Hombre de Dios

Es un hombre ocupado que ama lo que hace. “Ciertamente no plane√© esto”, dice. “Dios me dio esta oportunidad, y es una alegr√≠a poder permitirle que me use para conectar el movimiento norteamericano de la apolog√©tica y crear uno en Am√©rica Latina”.

Sin embargo, encuentra su mayor alegría en su familia.

Ver esa unidad familiar que nunca tuve -nunca conocí a mi padre biológico, fui criado por mi abuela, mi madre biológica murió (apenas la conocí), y mi abuelo que se suponía que era el modelo a seguir en la casa siempre se fue a trabajar, y cuando llegaba estaba borracho- ver las relaciones que tengo con mis hijos y con mi esposa, y la que mis hijos tienen con ella es increíble. Creo que es lo que más disfruto.

Las Escrituras hablan de Dios llamando a su pueblo, estableciéndolo y haciéndolo florecer. Creo que Jorge Gil acaba de empezar en esa parte floreciente.

Fuera de las trincheras

Cómo Jorge Gil creció en su llamado

“Una de las cosas que la gente no sabe de m√≠”, dice Jorge, “es mi lucha por no tener un t√≠tulo”

Estaba en una reuni√≥n de negocios de la Sociedad Filos√≥fica Evang√©lica un d√≠a, cuando el presidente, Angus Menuge, le pregunt√≥ cu√°l era su √°rea de especializaci√≥n. “Hermano”, dijo, “Estoy cabalgando en un diploma de secundaria”.

Adem√°s, los acad√©micos cristianos de varios t√≠tulos como el Dr. Menuge, el c√≠rculo de colegas de Jorge incluye gigantes de la apolog√©tica como J. Warner Wallace, Greg Koukl, y el difunto Dr. Norman Geisler, por lo que es comprensible que se sienta intimidado a veces. Pero la forma en que est√° llevando su vida cristiana es dif√≠cilmente “cabalgable”. Considere lo siguiente:

Diligencia: Por un lado, desde su conversi√≥n cristiana hace siete a√Īos, Jorge se ha dedicado a aprender todo lo que pueda relacionado con la fe cristiana. Aunque no fue deportado en 2012, su estatus de residencia temporal signific√≥ que tendr√≠a que inscribirse en la escuela como estudiante extranjero, lo que implicaba un costo de matr√≠cula mucho m√°s alto.

Como padre soltero, la educaci√≥n formal simplemente no fue una opci√≥n para √©l durante alg√ļn tiempo. As√≠ que Jorge estudi√≥ por su cuenta -teolog√≠a, apolog√©tica, filosof√≠a- lo que le hac√≠a un recipiente m√°s adecuado para compartir el evangelio.

Humildad: Segundo, como nunca tuvo una figura paterna de la que hablar, intencionalmente busc√≥ hombres cultos y piadosos para que le ayudaran y aconsejaran. Conoci√≥ a Richard Howe, que era director del programa de doctorado en filosof√≠a en el Seminario Evang√©lico del Sur, en una conferencia de apolog√©tica y le pregunt√≥ al Dr. Howe si ser√≠a su mentor de filosof√≠a. Construy√≥ relaciones con personas que ve√≠a como modelos a seguir, no por su “estatus de estrella”, sino para aprender de ellas. Una de las muchas preguntas que √©l har√≠a es: “¬ŅQu√© le dir√≠as a tu yo de treinta a√Īos que quisieras que supiera?” Tambi√©n les ofreci√≥ sus servicios como traductor, para subtitular sus videos, por ejemplo, o para volver a publicar sus biograf√≠as en espa√Īol. Sin costo alguno; se trataba de ofrecer lo que ten√≠a para dar en servicio a la causa.

Fe: Y tercero, Jorge nunca dejó que la intimidación o la falta de un título le impidiera hacer lo que creía que Dios le llamaba a hacer. Actualmente está buscando sus títulos de asociado, licenciatura y maestría, todo de un solo golpe. Al mismo tiempo, insiste en que no son los títulos o el seminario los que te preparan para el trabajo, sino el Dios que te llama a ello.

“Si lo quieres y crees que Dios te ha llamado a algo”, le dice a la gente,

entonces ve por ello, y las cosas se acomodar√°n en su lugar. No pienses: “Me graduar√© y luego har√© apolog√©tica”. No, m√©tete en las trincheras. Si tienes que obtener tu t√≠tulo mientras est√°s en las trincheras, hazlo. Pero no te dejes intimidar por toda esa gente que tiene grandes letras delante o detr√°s de sus nombres. Recuerden, Dios agarr√≥ a un pu√Īado de pescadores y puso el mundo al rev√©s. Creo que todav√≠a opera de la misma manera hoy en d√≠a.

Sin duda. Creo que el resto de nosotros podemos aprender del ejemplo de Jorge. La vida cristiana nunca se trata de lo que tenemos o no tenemos. Se trata del Dios que conocemos y de lo que hacemos con lo que tenemos. Bajo esas luces, Jorge se “gradu√≥” hace mucho tiempo.

Recursos recomendados en Espa√Īol:

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek


Terrell Clemmons es una escritora y bloguera independiente que escribe sobre apologética y asuntos de fe.

Este artículo fue publicado originalmente en salvomag.com: http://bit.ly/2HndWQI

Traducido por Priscilla Fonseca

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.